El formato de cinco películas que utilizamos todos los años se nos ha quedado corto, dada la cantidad de cine con valores que ha llegado a las carteleras durante 2023. Así es que no hemos tenido otra que dejar fuera cintas del interés de Living, no por deméritos, sino por la calidad de las incluidas en esta selección.

 

1

Libres

Santos Blanco

Libres Este documental prometía y no ha defraudado. En su indagación en la naturaleza de la vida monástica hay resonancias a El gran silencio, pero se sustenta principalmente en la palabra, pues coloca la cámara frente a contemplativos que revelan las motivaciones ligadas a su elección y explican el sentido de la espiritualidad contemplativa. El realizador Santos Blanco recorre doce monasterios españoles en este viaje hacia el interior del ser humano, articulado de un modo marcadamente sensitivo. El largometraje ha sido un éxito de público en España.


2

The Quiet Girl

Colm Bairéad

The Quiet Girl Colm Bairéad es el director de este bucólico film irlandés protagonizado por una niña de nueve años, llamada Cáit, que está creciendo sin el afecto de sus padres. Es enviada a pasar el verano con una prima de su madre y el distante marido de esta, quien no la recibe con demasiado entusiasmo. Sin embargo, lejos de su casa encontrará el cariño que necesita para comenzar a salir de sí misma. Esta preciosa historia nos habla de los lazos afectivos en la infancia y del significado del hogar, más allá de un espacio físico. Está contada con una delicadeza en consonancia con la sensibilidad de la pequeña Cáit.


3

El regreso de las golondrinas También el hogar y el afecto son los temas de esta producción china, que comienza con un matrimonio de conveniencia pactado por las familias de un campesino con pocos recursos y de una mujer, maltratada desde temprana edad, que es discapacitada e infértil. Al margen del escepticismo de los demás, su unión les proporcionará el amor que nunca han tenido, mientras cultivan juntos la tierra y tratan de construirse un sitio para vivir, en un mundo rural amenazado por el avance de las ciudades. Pese a ser censurada en China, esta emotiva película ha sido distribuida por varios países.


4

Cerrar los ojos

Víctor Erice

Cerrar los ojos Con el punto de partida de la desaparición de un actor durante un rodaje muchos años atrás, sigue los pasos de Miguel Garay, director de aquella cinta frustrada y amigo de un intérprete que fue dado por muerto. En su estelar retorno, Víctor Erice retoma la esencia de su obra con una historia acerca de la memoria y la identidad, en la que incluye varias referencias autobiográficas. Se toma su tiempo para desarrollar un relato que empieza a crecer en el sur, cuando su protagonista llega a un asilo para ancianos, dirigido por unas bondadosas monjas. Erice te anestesia antes de poner todas las cartas sobre la mesa, en este místico y artístico homenaje al cine en celuloide de otra época.


5

La canción del marinero La nostalgia del pasado se ha convertido en una losa para Howard, un arisco capitán de barco retirado, que vive junto al mar, donde años atrás encontró su lugar en el mundo. Su hija contrata a una empleada doméstica para que ponga orden en su casa. Aunque inicialmente no es bien recibida por Howard, entre ambos surgirá el amor. Aparte del enamoramiento contra todo pronóstico de dos ancianos viudos, el largometraje trata de los vínculos familiares dañados, un tema recurrente en la filmografía del cineasta finlandés Klaus Härö, quien vuelve a entregar una de esas películas que te dejan una sensación agradable.